Voluntariado, la cara altruista del turismo

Evelyn Velázquez

El trabajo voluntario ha crecido a tal punto, que en la actualidad existen organizaciones especializadas en reclutar personas que estén interesadas en realizarlo, y no sólo eso, sino que paguen por ello, con el fin de viajar a nuevos lugares al mismo tiempo que ayudan a personas, animales o a preservar el medio ambiente. Esta forma de hacer voluntariado y viajar se ha denominado voluntourism.

El experto en turismo y director de ClickBus en México, Marcus Paiva, explica que esto se debe a las oportunidades que el trabajo voluntario brinda a las personas. “Los jóvenes, particularmente, se sienten atraídos por estas actividades, pues además de brindarles una oportunidad de conocer sitios interesantes y nuevos, pueden realizar labores altruistas que ayudan a diferentes causas sociales”.

El voluntariado también es una forma de turismo atractivo para los jóvenes que desean conocer nuevos destinos, pero que no poseen recursos para realizar un viaje ordinario. “Organizaciones sin fines de lucro lanzan programas de trabajo voluntario en diversas regiones del país que requieren ayuda. Los jóvenes se pueden inscribir a éstos, y por una cuota de recuperación simbólica, obtienen alojamiento y comida en distintas zonas, a cambio de prestar sus servicios y ayuda”, explica Paiva

La consultora británica Tourism Researh and Marketing (TRAM) estima que durante periodos vacacionales, cerca de 1.6 millones de personas alrededor del mundo realizan servicios en algún voluntariado. Esta misma firma consultora señala que la derrama mundial que generan estas personas por hacer viajes de voluntariado es de 2 mil millones de dólares anualmente.

Organizaciones como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), en Quintana Roo, o el Centro Mexicano de la Tortuga (CMT) en Mazunte, Oaxaca, invitan regularmente a personas de todo el país a ayudar en sus labores de reforestación de manglares (en el caso del CEMDA), así como en la conservación y liberación de tortugas (en el caso del CMT). Y no sólo las instituciones oficiales organizan estos programas, hoy en día existen agencias de viajes que crean recorridos y estancias en diferentes destinos turísticos con el fin de atender necesidades especiales de alguna población y promocionar el recinto.

En la mayoría de los programas de voluntariado se requiere que las mismas personas costeen su transporte hasta la zona en la que brindarán su apoyo. En estas situaciones, los voluntarios prefieren viajar utilizando la carretera y el autobús, ya que este medio de transporte resulta más económico y además, los lugares en los que se suelen llevar acabo las actividades de voluntariado son pequeños poblados a los que es más fácil llegar en autobús, señala el director de ClickBus.

Esto proporciona a los voluntarios la experiencia de recorrer y conocer toda la zona en la que trabajarán, lo cual es particularmente bueno cuando se trata de acciones en pro del medio ambiente. Además, los viajes en autobús son un punto fundamental de ahorro para los jóvenes que viajan con un presupuesto limitado, pero con las mismas ganas de vivir nuevas experiencias”, indica el experto.

El ánimo por ayudar a resolver algunos problemas que afectan a la sociedad impulsa a que más personas se unan en esta causa, y al mismo tiempo, tengan la oportunidad de conocer nuevas regiones y vivir experiencias que pueden animarlos a realizar más viajes similares, y así, seguirán fortaleciendo este sector del turismo al mismo tiempo que ayudan al planeta.

Fotos: ClikBus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *