Opciones culturales para fin de año

Cortesía

Para esta temporada de fin de año, los museos bajo custodia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ofrecen al público una amplia gama de exposiciones temporales, algunas de las cuales permanecerán hasta abril de 2018, aunado a su acervo permanente.

Como ya es una tradición, el Museo de El Carmen (Av. Revolución 4 y 6, San Ángel) presenta Nacimientos en El Carmen 2017, la cual exhibe belenes que datan del siglo XVIII, mediados del XIX y principios del XX, provenientes de las colecciones del recinto y otras particulares. El objetivo es mantener viva una de las costumbres navideñas más significativas para la sociedad mexicana.

El Museo Nacional de las Culturas (Moneda 13, Centro Histórico) ofrece diversas exposiciones temporales, entre ellas Nieve. Los canadienses y el frío, conformada por más de 50 objetos de uso común, como gorras, bufandas, botas y esquíes, que provienen del Museo Canadiense de Historia de Gatineau. El montaje da testimonio de cómo este pueblo convive y se sobrepone a este elemento de la naturaleza; permanecerá hasta abril del año venidero.

En el segundo nivel del inmueble también se exhibe Ecos de la cultura. Etnografía y grabación sonora, montada con motivo del 53 aniversario de la Fonoteca del INAH. Es un recorrido histórico desde los inicios de la grabación del sonido, que se concretó con la invención del fonógrafo en 1876, hasta nuestros días. La integran poco más de 70 piezas, como equipos de grabación de audio, imágenes y objetos etnográficos.

Otra opción en este mismo recinto es Bob Schalkwijk: un holandés en México, que recopila fotografías tomadas de 1957 a 1974. Al establecerse en nuestro país, Schalkwijk se dedicó a recorrer los territorios de Hidalgo, Chiapas, Oaxaca, Chihuahua y Ciudad de México, con el objetivo de retratar a las minorías étnicas, sus festividades, costumbres y rituales.

En el Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi) se exhibe la exposición Teoberto Maler en tierras mayas. Lente y brújula, organizada por el INAH y la Universidad de Valencia con motivo del centenario luctuoso de este personaje. Ofrece un recorrido visual a través de las imágenes captadas por el lente de este prodigioso aventurero, tomadas en varias regiones de la zona maya durante el siglo XIX y la primera década del XX. El visitante contemplará retratos de las Tierras Bajas Mayas del Norte hasta las Tierras Bajas Mayas del Sur.

El Museo del Templo Mayor (Seminario 8, Centro Histórico) mantiene hasta julio próximo la muestra Templo Mayor. Revolución y estabilidad, con la cual conmemora dos importantes efemérides: su 30 aniversario y los 40 años del proyecto arqueológico homónimo.

Distribuidos en diez módulos ubicados en las salas temporales del recinto, se exponen más de un centenar de piezas emblemáticas como el Caracol de piedra, el Guerrero águila, que representa a la orden de guerreros del culto a Huitzilopochtli, y la olla de barro pintada de azul con el rostro del dios del agua, Tláloc. Asimismo, el público que acuda a la Zona Arqueológica del Templo Mayor podrá apreciar el vestíbulo recién inaugurado.

Churubusco prehispánico. Señorío de Huitzilopochco es la muestra que presenta el Museo Nacional de las Intervenciones (20 de Agosto, esquina General Anaya, San Diego Churubusco); se compone de 68 piezas, algunas del acervo del propio recinto y de otros pertenecientes al INAH. Entre los objetos que se exhiben hay malacates, metates, elementos ornamentales y reproducciones como el Mapa de Uppsala, que refieren a la forma de vida de este barrio capitalino durante el periodo Posclásico Tardío (1200-1521 d.C.). Permanecerá en exhibición hasta febrero de 2018.

Para los transeúntes de Avenida Paseo de la Reforma, Ciudad de México, se exhibe Gala barroca: cien años del Museo de Guadalupe, en la Galería Abierta de las Rejas de Chapultepec, con la cual el Museo de Guadalupe, en Zacatecas, la pinacoteca más importante de la región norte de México, celebra en la capital del país su centenario. Se trata de 54 imágenes alusivas a la arquitectura barroca zacatecana, espacios emblemáticos del mencionado recinto museístico y la belleza de sus acervos.

El Museo Nacional del Virreinato (Plaza Hidalgo 99, Barrio de San Martín Tepotzotlán, Estado de México) presenta la exposición Lacas. Color y brillo novohispano, integrada por 109 piezas. La finalidad es dar a conocer las técnicas de producción de laca en los centros novohispanos, así como la estética de los objetos artesanales de uso cotidiano en la época colonial, como bateas, cofres, baúles, tecomates y jícaras con acabados a base de dicha resina natural. Concluye en abril del año entrante.

En el Museo Regional de Guadalajara (calle Liceo, N° 60, Centro Histórico de Guadalajara, Jalisco) se expone De Sevilla a Guadalajara. La serie pictórica de la vida de san Francisco de Asís, integrada por once obras del siglo XVII. El montaje refiere a una investigación archivística, biográfica y científica, donde se propone que las piezas son autoría de Esteban Márquez de Velasco y no de Bartolomé Esteban Murillo.

En la Sala Nacho López de la Fototeca Nacional del INAH (Calle Casasola s/n, Centro, Pachuca, Hidalgo) se exhibe Testigo transeúnte, conformada por 33 piezografías (impresiones digitales en blanco y negro, extraídas del negativo del rollo fotográfico), resultado de la constante exploración hecha por el fotógrafo estadounidense Keith Dannemiller en el Centro Histórico de la Ciudad de México de 1987 a 2016, donde escudriñó entre los espacios urbanos para entenderlos como sitios en constante proceso de cambio. Continúa en exhibición hasta enero de 2018.

Otra opción es la muestra Las características de las ocupaciones tempranas en Teotihuacan, Estado de México, dispuesta en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Sitio de Cuicuilco. Entre las piezas mostradas destaca un fragmento de pintura mural sobre adobe, así como cuentas de concha y jade, agujas de hueso, figurillas de cerámica, cajetes, hachas y puntas de proyectil.

Tales vestigios fueron hallados por la doctora Julie Gazzola, en el área de La Ciudadela, de la Zona Arqueológica de Teotihuacán, resultado de siete temporadas de campo del Proyecto Arqueológico Primeras Ocupaciones en Teotihuacán, que el INAH realiza desde 2006, y que se presentan por primera vez al público; finaliza en enero próximo.

Fotos: Melitón Tapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *