Planea tu viaje a Chiapas

Evelyn Velázquez

Enclavado entre selvas y montañas, Chiapas es una fuente inagotable de parajes naturales que ofrece al turista descanso y aventura. Es un destino con tradiciones arraigadas, y lleno de historia al ser uno de los asentamientos importantes de la cultura maya.  Te dejamos algunas recomendaciones para que, si no has viajado a este estado, te animes y lo conozcas; quedarás encantado.

Pueblos mágicos 

San Cristóbal de las Casas es una de las ciudades coloniales mejor conservadas de México. Está formada por una serie de barrios tradicionales, cada uno es conocido por algún comercio o costumbre particular. Si lo tuyo son las fiestas, en enero, Chiapa de Corzo ofrece a sus visitantes la celebración más grande de la región, con sus danzas tradicionales, es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por su importancia histórica e identidad cultural, mientras que el ambiente colonial de Comitán de Domínguez, te atraerá al instante por su arquitectura virreinal única.

En busca de aventura

Dale rienda suelta a tu alma aventurera; puedes practicar rafting en el Río Lacanja, entre saltos de agua. En la Cascada El Chorreadero, ubicada en Tuxtla Gutiérrez, puedes practicar caminata y rappel en las paredes de roca calcárea que enmarcan el paraje, o descender en bicicleta de montaña por los cerros de la Bola y Tres Picos, acompañado por guías del Centro Turístico Sierra Morena.

Qué comer

Alimentarse en esta región es una experiencia enriquecedora, ya que sus recetas datan de la época prehispánica, combinando ingredientes, colores, olores y sabores exóticos, convirtiéndolos así, en sus platillos típicos; no dejes de probar los tamales chapanecos; el más famoso es el de chipilín, una planta silvestre que crece en lugares tropicales del estado; también los hay rellenos de plátano, de elote y de barbacoa.

No te puedes ir del estado sin saborear sus bebidas ancestrales, como el pozol, que se prepara con cacao, agua y maíz; o el tascalate, una vitamínica preparación ideal para tus largas caminatas descubriendo el estado, sus ingredientes son maíz, piñones, cacao, canela y achiote. Para probar comida típica, nada mejor que los mercados tradicionales.

Café, café y más café

La ruta cafetalera es una de las experiencias más fascinantes de turismo alternativo, ya que recorrerás caminos entre la espesa vegetación para encontrar una docena de fincas localizadas en la región del Soconusco, a una hora de Tapachula, cuya producción de café y el manejo de recursos naturales son lo más importante. Entre las que más destacan están La Chiripa, Hamburgo y Argovia, puesto que en sus instalaciones también se practica senderismo, bicicleta de montaña y otras actividades.

Qué comprar

Olvídate de los souvenirs, aquí lo mejor son las artesanías, elaboradas por las comunidades indígenas con técnicas heredadas de sus antepasados. Podrás adquirir piezas de barro blanco, indumentaria tradicional, como los huipiles y rebozos; máscaras de las danzas tradicionales los “parachicos”, las cuales adornan con flores, animales y paisajes; también podrás comprar cofres, baúles y muebles elaborados con una técnica de pintura denominada “laca”.

No esperes más, tu próximo viaje podría ser una experiencia única en el hermoso estado de Chiapas.

 

Imágenes: archivo

Puebla, tierra de mezcal

Mi abuela paterna vivía en la Sierra Nororiental, en una cabecera municipal, por  ello, cada que podía se internaba más en ella. Acto al que le llamaba “pueblear”.  Y lo último, consistía en visitar una comunidad cercana, un “pueblito más pequeño”.

En uno de esos viajes buscábamos aguardiente y terminamos llevando un poco de pulque a la casa.

Desde entonces, ya me gustaba preguntar mucho y recuerdo haber cuestionado al productor de “aguamiel” sobre la calidad de su producto.

Él no se ofendió, quizás,  porque yo era un niño, y me dijo, te aseguro que de esta tierra y de muchas partes de Puebla hay calidad para exportar lo que sale del agave, a lo mejor no tequila, pero un buen mezcal, tal vez sí. Ese pequeño productor tenía razón.

En esta semana, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) entregó al gobernador del estado, la denominación de origen del mezcal de 31 marcas poblanas que producen en 116 municipios de Puebla.

El ejecutivo estatal, Antonio Gali, fue testigo del histórico convenio que firmó el IMPI con productores de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) y que ayudará a la producción de 30 litros del producto.

Con estas acciones se impulsa no sólo la economía y el progreso del campo poblano sino también el posicionamiento del estado a nivel nacional e internacional.

De este modo, se fortalece la economía de las familias con acciones concretas, por lo que se otrgaron 30 mil plantas de agave mezcalero a productores de esta región, acción que representa un importante paso para el campo poblano.

En tanto, el director general adjunto de Propiedad Industrial del IMPI, Alfredo Rendón, puntualizó que la denominación de origen es un reconocimiento a la calidad del producto, y explicó que a través de ésta se generan empleos locales y se pone en alto la calidad de los productos a nivel nacional.

Foto: internet

El secretario de Cultura y Turismo, Roberto Trauwitz, señaló que el mezcal impulsará la riqueza de los 116 municipios, ya que los productores tendrán más desarrollo y se generarán más empleos, con lo que Puebla se posicionará a nivel mundial.

Luis Dinorín

Echando taco

Tacos de moronga, de suadero y nenepil
Longaniza en papas, de maciza ven a mí
voy por la banqueta, tripas, cuajo y corazón
con una memela me conformo, la pasión…”

Botellita de Jerez

No hay de otra, cuando la tripa ruge, hay que darle algo para que se entretenga. Y la gama da para todos los paladares. Desde una tortilla con sal, y con suerte, hasta te enamoras en la cola de las tortillas, como bien dice Pinocho mosca, vocalista de Los Estrambóticos

“…siempre me mandaban
por las tortillas

era una rutina tomar servilleta
y formarme en la esquina
entre sirvientas y vecinas
era el medio día te vi cruzando por la esquina…”

Hace unos días, se realizó el evento denominado México con las manos, segunda edición, en Toluca, Estado de México; en éste se presentó una gran muestra gastronómica de comida de calle. Más de setenta exponentes de distintos estados del país. Entre ellos, Chihuahua, Coahuila, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca y San Luis Potosí, entre otros.

Entre los platillos que se degustaron en este evento se encuentran el mole verde, negro y colorado, de Oaxaca, que es un deleite echarse un pollo con esta salsa tan tradicional. Las tradicionales gorditas y pastes de Hidalgo estuvieron presentes. Pan de pulque, quesadillas de maíz azul, gorditas ferrocarrileras, ceviche de carne seca… definitivamente, se abre el apetito con sólo mencionar estos manjares.

Quién no ha probado una suculenta quesadilla de hongos, carne de res, papa o huitlacoche. Claro, no puedes dejar de pedir tu quesadilla con queso. La sopa de médula o la pancita, un domingo para revivir. Los jueves pozoleros tan populares en Guerrero y Morelos. Pozole verde, blanco o rojo, con su aguacate, lechuga, cebolla, orégano, limón y su ración de carne de puerco, de acuerdo con el gusto, va de maciza o surtida.

Los tacos al pastor no pueden faltar, tan deliciosos con cebolla, cilantro y su infaltable trozo de piña. En la noche, después de un concierto, al salir de la oficina o por el puro gusto de echarse un buen taco. Pero aquí no termina esto. Recuerdo que mis visitas al mercado de Jamaica, en la Ciudad de México, se coronaban con un huarache con costilla en el área de comidas.

Un imperdible: parar en Tres Marías, cuando uno va rumbo a Cuernavaca o a Acapulco. Ahí, el menú es amplio, aunque te tengas que chutar a las decenas de señoras que te hacen señas con un plato o un trapo, para que te animes a comer con ellas. Taquitos de barbacoa, un consomé calientito. Quesadillas de chales, un café de olla y si pasa la monja vendiendo galletas, ¡ya la armaste! Te tomas el café con unas galletitas.

La Marquesa es otro lugar en el que puedes afilar el diente. Este lugar al que corren muchos chilangos, para despejarse los fines de semana. Aquí puedes montar a caballo, andar en moto y hasta pescar truchas que después te preparan al gusto.

Los pambazos, las gorditas, las tlayudas, un buen sope, un taco placero, pescaditos fritos… seguro alguna vez has probado todas o algunas de estas garnachas. Los tacos de cecina son necesarios en la dieta, con cebolla asada, papas a la francesa y nopales.

Y puedo seguir nombrando platos que se han atravesado en mi camino y que por supuesto he probado. La conclusión es que, la comida nos une y no sólo como familia o amigos, nos une como país, pues la gastronomía mexicana es de gran riqueza y delicia. Los mexicanos sabemos comer y lo hacemos bien, no a medias. Así es que no desprecien a la doña de las quecas y pídanse unas para comer ahí, para ir comiendo o para llevar a casa y cenar muy a gusto.

No hay que olvidar que sin maíz no hay país y mucho menos garnachas y antojitos para ser feliz. Éntrenle a la comida mexicana y dime, cuál es tu comida favorita.

¿Se te antoja una pancita?

@Laurean

Foto y video: internet