Llega a México “Sword Art Online: Ordinal Scale”

Cortesía Arcade Media

Sword Art Online: Ordinal Scale es una continuación directa y arco clave dentro de la historia creada por Reki Kawahara, que fuese publicada originalmente en formato de novela breve en 2009, y transmitida como anime por primera vez en la televisión japonesa en 2012. De forma rápida, la saga causó un gran revuelo a nivel internacional por plantear un historia novedosa, retadora y emotiva, enfocada en el entretenimiento actual. Motivo por el cual alcanza cifras similares a las de Dragon Ball, One Piece y Death Note.

Aniplex, Genco, Arcade Media y Kora International se encuentran honrados y orgullosos de presentar este excelente título a nivel nacional durante mayo. Proyectado por primera ocasión con las voces en español latino que tendrá la saga en nuestro territorio, con proyecciones disponibles en ambos idiomas, que estarán divididas en 50% para mayor comodidad de los fans de la serie y público nuevo, que tendrá su primer acercamiento a la saga por medio de esta cinta.

La película contará con un excelente trabajo audiovisual que de estas funciones algo único e irrepetible. Por primera ocasión, en la región llegará una animación japonesa en video 4K y con audio en 5.1, cambiando y renovando la experiencia en cine de este género.

La preventa se realiza en las taquillas de los Cinemex sede y  en línea.

Para más detalles de los cines con proyecciones y horarios, consulta las redes sociales de @ArcadeMediaMX y @Cinemex.

Sinopsis

En 2026, un dispositivo llamado Augma es creado para competir con NerveGear y ser su sucesor, pero Augma no cuenta con una inmersión completa, en su lugar funciona con realidad aumentada (AR) para otro tipo de experiencia de juego. Es seguro, amigable y deja a sus usuarios jugar mientras permanecen conscientes. Siendo un éxito comercial, el juego más popular del sistema es Ordinal Scale (OS), un juego de rol masivo en línea, exclusivo de Augma. Asuna y sus amigos llevan tiempo jugando Ordinal Scale, pero descubren    que Ordinal Scale no se trata sólo de juego y diversión, hay algo más grande que deberán enfrentar.

Ficha técnica:

Sword Art Online: Ordinal Scale

Reparto: Yoshitsugu Matsuoka, Haruka Tomatsu, Sayaka Kanda y Yoshio Inoue

Director: Tomohiko Ito

País: Japón

Año: 2017

Clasificación: Pendiente

Duración: 119 Minutos

Género: Acción / Ciencia Ficción

Libro “Ubiquitous Trash-Hong Kong Edition”, un viaje fotográfico por la basura

Cortesía Cenart

Desde 2009 el colectivo TRES (Ilana Boltvinik + Rodrigo Viñas + Mariana Mañón) se ha dedicado a realizar recorridos por espacios públicos en búsqueda de basura, objetos y desechos fascinantes que les permitan desarrollar proyectos artísticos únicos.

Esto con el objetivo de mostrar que la basura tiene un carácter informativo, es decir, una capacidad insuperable para almacenar información simbólica que permita analizar la relación que establece la sociedad actual con el consumo y el desecho.

Uno de estos recorridos los llevó a rellenos sanitarios, sitios de transferencia y playas de Hong Kong, lugares en donde pudieron recolectar una diversidad de objetos emblemáticos de esta región de la República Popular China.

Estos objetos fueron fotografiados y son exhibidos a través del libro Ubiquitous Trash-Hong Kong Edition que será presentado este viernes 17 de marzo a las 19:00 horas en la Galería Manuel Felguérez del Centro Multimedia del Centro Nacional de las Artes.

En entrevista, Ilana Boltvinik y Rodrigo Viñas detallaron que se trata de un texto que puede verse como una mirada notable, un recorrido o un viaje compartido a través de la basura más simbólica y fascinante de Hong Kong.

Ubiquitous Trash-Hong Kong Edition está inspirado en el libro El Museo de la Inocencia de Orhan Pamuk y fue realizado con la beca WYNG Master Award Commission.

El objetivo -detalló Ilana Boltvinik- era desarrollar un proyecto de basura en Hong Kong que nos parecía fascinante porque es el cuarto puerto más grande del mundo y por lo tanto la cantidad de mercancías y basura que se mueven por ahí es impresionante”.

La idea -agregó Rodrigo Viñas- era buscar y mostrar la basura emblemática de Hong Kong que encontramos porque nos insertarnos dentro de la sociedad, es decir, nos convertirnos en unos hongkoneanos. Buscábamos crear un panorama complejo que pudiera generar un acercamiento más profundo a esa sociedad”.

252 páginas integran este libro compuesto por fotografías, dibujos, ilustraciones, gráficos, imágenes, referencias de textos literarios y científicos, más tres textos de invitados especiales: Residual Remains: From Rubbish to Art de Charles Merewether, Garbage Does Not Disappear de Héctor Castillo Berthier y The Paradoxical Centrality of Abandonment in the Urban Life de Jérome Monnet.

El lector también encontrará un mapa dibujado de las locaciones que los artistas recorrieron en Hong Kong; datos duros acerca de la basura, de las investigaciones que realizaron sobre los distintos materiales que encontraron y de los porcentajes de basura que se encuentra en ese lugar.

Contiene una serie de diagramas en cada capítulo que describen, paso a paso, la investigación que los artistas realizaron para este proyecto: de qué material estaban hechos los objetos que encontraron, quién los distribuye, produce o cuándo se inventaron.

En el diagrama del capítulo dedicado a Nicolás Tse también hay un espacio que tiene que ver con el contexto específico de producción de ese objeto que hace conexiones sociales fabulosas. También está el desglose del personaje, lo que nos parecía interesante de este y una reconstrucción del mismo, a través de dibujos, para ver qué porcentaje de basura representa la taparosca que nos encontramos.

También explicamos dónde lo encontramos, bajo qué circunstancias y cuántas cosas similares había. La idea era mostrar todo lo relacionado a estos objetos que eran los más fascinantes, con historias más singulares o que nos saltaban como nuevos o extraños dentro de un contexto determinado”.

Para Rodrigo Viñas se trata de un libro que no tiene una lectura lineal. Es un texto con muchas posibilidades y que tiene como tres o cuatro capas de lectura visual que lo hacen un volumen dinámico y fresco.

Latas, botellas, guantes, arquitectura urbana, árboles, personas en el metro, taparroscas con caras, basureros y playas cubiertas de basura son parte de las imágenes que el público encontrará en Ubiquitous Trash-Hong Kong Edition.

De acuerdo con Rodrigo Viñas se trata de un libro que hace una invitación a ver el mundo con otros ojos, a romper las formas con las que estamos acostumbrados a conectar no sólo con las personas sino también con los objetos.      

Buscamos poner una reflexión, generar un diálogo, una conversación que lleve a mundos nuevos que hagan que se entienda mejor el presente, pasado y futuro como sociedad. No es un texto ecologista, es una aproximación para descubrir cómo y con qué estamos observando y percibiendo, como humanos, los objetos y la basura”.

Mientras que para Ilana Boltvinik se trata de un texto que hará que el lector tenga una nueva percepción de la basura, “que es una cosa fascinante porque en realidad no es basura, sino un momento de transición que tiene cosas que podemos valuar. La idea es cambiar la mirada que tenemos de eso que consideramos inservible y encontrar que en realidad estas cosas tienen un montón de valor y de sentido”.

Ubiquitous Trash-Hong Kong Edition ha sido publicado por el proyecto editorial independiente Festina Publicaciones y será presentado en el Centro Nacional de las Artes ubicado en Río Churubusco 79 esquina Calzada de Tlalpan, Colonia Country Club. Entrada libre.

Foto: Cenart

Nos encontraremos “En este rincón del mundo”

HK Cinthia

Ciudad de México.- Los mexicanos tienen el privilegio de ver la multipremiada cinta En este rincón del mundo (Kono sekai no katasumi ni), a unos cuantos meses de su estreno en Japón, con lo cual la República Mexicana es el primer sitio extranjero donde se exhibe.

Al debut del filme, en Cinemex Antara Polanco, acudieron Akira Yamada, embajador de Japón en México; Taro Maki, productor de Genco Inc.; Sunao Katabuchi, director de la película; Rena Nounen, seiyuu que interpreta a Suzu; Erika Langarica, actriz que presta voz a Suzu en la versión en español; directivos de Arcade Media, así como representantes de All Nippon Airways (ANA), entre otras figuras.

Hola, soy Katabuchi”

Emotivo fue el saludo que dirigió el director de En este rincón del mundo a los mexicanos, antes de hablar sobre su filme: “Es una historia hecha a partir de muchos lugares. Cada persona tiene un rincón, suyo. Es una película hecha a partir de la Segunda Guerra Mundial. Es la historia de Suzu, quien busca su propio rincón, el cual, es una cosa muy pequeña, pero muy importante. Cada quien tiene un rincón. Después de ver la película, cada quien descubrirá su rincón, su lugar”.

Asimismo, al preguntarle al director por qué se estrenó la cinta animada en México antes que en otro país extranjero, respondió que durante el Festival Internacional de Cine Aguascalientes, en 2014, donde fue uno de los invitados especiales, pudo hacer amistades y quedó complacido con los mexicanos, resultando este país el favorito de la terna en la cual también estaban Estados Unidos y Francia.

Aunque el largometraje, inspirado en el manga homónimo de Fumiyo Kōno, es una nueva interpretación de los hechos bélicos que marcaron a los habitantes de Hiroshima, el director japonés descartó simbolismos en el filme: “No quise poner algo simbólico en la película. Quise creer que Suzu sí existió en esa época. La película es como un documental de la época. Por favor, no piensen en la película como una historia de hace muchos años”.

Como un favor especial, Katabuchi hizo una petición al auditorio: “Hay algo que debo pedir, aunque no se trata de una película de Hollywood, ya que al final habrá una sorpresa. Hay muchos tipos de películas, pero ésta es muy especial, y cada quien obtendrá una suerte al final”.

Emoción y reflexión

Tanto Erika como Non, las actrices que prestaron su voz a Suzu, mostraron su emoción al participar en la película.
Erika dijo que el filme es una invitación a la reflexión: “Es una película muy hermosa, basada en un suceso de hace 70 años. Espero que sea una forma de reflexión y una lección para amarnos y respetarnos”. También enfatizó en la necesidad de paz en la época actual.

En tanto, Non, con los sentimientos a flor de piel, expresó que se trata de una cinta muy especial, por lo cual estaba emocionada por compartirla en México. Agregó que en la animación, todos los personajes disfrutan la vida a su manera. “Representa la vida cotidiana en una época difícil, por eso la considero importante para todos”, dijo y agregó que, personalmente, uno de los momentos más importantes es compartir los alimentos, lo cual se refleja en el filme.

México y Japón refuerzan sus lazos amistosos

Durante su turno, el embajador Yamada destacó que las relaciones económicas, políticas, culturales y deportivas entre ambos países han aumentado.

“Ahora podemos ver la película más apreciada [en la actualidad] en Japón […] A través de la película, espero que haya más presencia de Japón en México”, dijo el embajador Yamada, quien también mencionó la posibilidad de acortar la distancia entre ambos países a través del nuevo vuelo Japón-México a través de ANA.

Respecto a la animación, Yamada dejó clara la calidad con la que cuenta: “Sólo hay películas buenas o interesantes y no buenas. La mayoría de los japoneses, incluyéndome a mí, no hacemos una distinción entre animación y actores reales”.

Por último, Arcade Media invitó al público a apreciar este largometraje, ya que de esta forma se contribuye a que más trabajos nipones lleguen a la pantalla grande de este país.

En este rincón del mundo se exhibirá en diversas salas de Cinemex de la República Mexicana a partir de este 10 de marzo, como un previo a la primavera, sembrando una semilla en nuestros corazones.

おかえりなさい n.n (bienvenido)

“Hitoshi.

Yo ya no podré estar aquí. Voy hacia adelante en cada instante.

No hay más remedio, es el flujo del tiempo que no puede detenerse. Seguiré”.

Kitchen. Banana Yoshimoto.

Para entender el comienzo, la patadita a la popa del barco en el cual me subí, tendría que remontarme a los cinco años, cuando por primera vez mis manos y ojos captaban la “diferencia”, una edad que puedo ubicar objetivamente, ya que esos fotogramas resultaron más tenaces y, ahora, tan frescos como aquellos donde me veo haciendo trufas o comiendo taquitos de atún con mayonesa en el jardín de niños. Pero he elegido el tiempo subjetivo. Es decir, en adelante estableceré un orden para contar aquellos recuerdos. Ahora entiendo que hay momentos a los que uno se aferra y zarpar con ellos es necesario.

Tenía diez. Mis hermanos eran mi mancuerna o, mejor dicho, yo la de ellos. Como a la mayoría de los chiquillos, la claridad del día nos espantaba el sueño. El desayuno vendría después de las 8 a.m. Y como cada primer día libre de dos, el sábado nos gustaba tanto porque hacíamos nuestra voluntad: abandonábamos la cama y avanzábamos a la sala, sin zapatos y con los calcetines aún tibios, para ver Los caballeros del zodiaco. En una ocasión, tras una semana de exámenes, me quedé profundamente dormida. Mi hermano sacudió mi hombro y apenas me vio reaccionar con un leve bostezo, me dijo: “¿Vas a perderte Sailor Moon?” Al fin reaccioné. Era otra de las series que seguía religiosamente cada semana.

Yo sólo era una niña fascinada ante cosas descomunales: chicas que de la piel rezumaban centellas de colores. Ante los desafíos permanecían concentradas, poseídas por un superinstinto de pelea, mientras una expresión fiera las hacía fruncir el ceño. Me obsesionaba con aquellas nubes que se formaban (campos de energía, en esa preciosa jerga del anime) alrededor de las guerreras, recubriéndolas para hacerlas intocables, llenas de seguridad, imperturbables.

A su vez, todas las sailors eran amigas. La lealtad, fuerte lazo incorruptible, las hacía inquebrantables. Así fue como se creó el personaje colectivo Sailor Moon, porque, dicho sea, sólo así podía comunicarme con los demás (no otakus) para que ellos entendieran de lo que hablaba (a mi madre le pedía que me peinara con una coleta como la sailor moon verde).

Con cada capítulo la emoción crecía y, como tenía que esperar una semana para ver de nuevo los programas, no tardé en darle vida a mis historias alternativas (una especie de fics, pero mezclando a mis humanos favoritos). Así nació, por ejemplo, la linda Yaz, muy parecida a Amy Mizuno, cuyo cortecito de cabello y tremendísimos ojos hicieron posible la analogía. Una de mis primas era Mina, siempre tan cariñosa y franca, quien me tomaba de la mano para jugar, como lo hacían las mejores amigas. También, debo aceptar, hubo tiempo para las marañas y el disfraz para un Mamoru Chiba, cuya silueta la cubría un tuxedo en lugar de uniforme escolar, y su rostro siempre lo acariciaba un halo de luz (no por nada, la única vez que rozamos nuestros meñiques por accidente, creí en el destino).

Hay tantos entrecruzamientos; muchos de ellos, entrañables, y continuarán mientras tenga gente a quien amar.

Mientras, seguiré construyendo mi exoesqueleto, para andar con más firmeza, para hurgar en el mundo de vez en vez, y después volver a esta casita de la que apenas hay un techado. Comienzo con una “habitación propia”.

VIDEO

Foto: internet